Descubren en el Cristo de Sotillo de la Ribera dos manuscritos del siglo XVIII. Los escritos se encontraban dentro del Cristo de Santa Águeda que estaba siendo restaurado cuando lo encontraron. Los documentos fueron escritos a mano por el capellán de la catedral del Burgo de Osma, Joaquín Minguez, y contienen datos de la época